Compromisos
Tenayuca 350 Sta. Cruz Atoyac, CDmx
Lunes a Viernes: 9am a 6pm Cerramos el fin de semana
(52) (55) 5688 6336

Busca en el sitio

ecologia new

Hoy, para cuidar de la Tierra, como nos sugirió detalladamente el Papa Francisco en su encíclica “Cuidado de la Casa Común”, se exige «una conversión ecológica global», «cambios profundos en los estilos de vida, en los modelos de producción y de consumo, en las estructuras consolidadas de poder» (n.5).
Este propósito jamás será alcanzado si no amamos efectivamente a la Tierra como nuestra Madre y sabemos renunciar y hasta sufrir para garantizar su vitalidad para nosotros y para toda la comunidad de vida (n.223).
La Madre Tierra es la base que sustenta y alimenta todo. Nosotros no podemos vivir sin ella. La agresión sistemática que ha sufrido en los últimos siglos le quitó el equilibrio necesario.  Eventualmente podrá seguir adelante durante siglos, pero sin nosotros (…)
Esto vuelve más urgente nuestra responsabilidad por el futuro de la Tierra, el de nuestros compañeros de recorrido terrenal y de nuestro proyecto planetario.

 


Descarga el artículo completo

resigni fica

Cada vez más crece la preocupación por encontrar un nuevo rostro a las Comunidades Eclesiales de Base.  Vemos que es necesario renovar la vivencia de las mismas, porque son muchos los factores que nos empujan a pensar que no podemos seguir con el mismo rostro de las CEBs. Crece el desasosiego al constar que ya no tienen la misma incidencia en la Iglesia y la sociedad que tenían anteriormente, además muchas están sufriendo una anemia espiritual y pastoral y no encuentran la manera de superarla.  Algunos recuerdan con cierta nostalgia los tiempos en los que las CEBs llamaban la atención dentro y fuera de la Iglesia.  Otros con cierto tono de crítica dicen que las CEBs ya se han estancado y han pasado de moda, por lo que prefieren emigrar a otras opciones pastorales. Por todo esto surgen los siguientes interrogantes: ¿Cuál es el rostro actual de las CEBs?  ¿Cómo vivirlas hoy de tal manera que incidan en la Iglesia y en la sociedad? ¿Cómo recuperar ese aire de frescura que tenían anteriormente?

La respuesta a estas y más preguntas no se tiene aún, pero al ir planteando los interrogantes y buscando renovarlas, irán surgiendo luces que vayan marcando desde la experiencia el camino.  

 


 

Descarga el artículo completo

Subcategorías