Esa bienaventuranza llega a nuestra mente y se convierte en plegaria cuando reflexionamos sobre lo que está sucediendo en la actualidad a 12 personas –con orden de captura varias más- que defienden el medio ambiente en la región del Bajo Aguán, Honduras. Son personas “criminalizadas” y en proceso de juicio por realizar esa defensa.
Descarga el documento