Este Vía Crucis pretende descubrir que el camino de la Cruz de Jesús es nuestro propio camino para seguir con fidelidad la voluntad de Dios es una invitación a la oración personal y comunitaria, no solo en cuaresma, sino en cualquiere momento del año.
Descarga el documento