Blog
Tenayuca 350 Sta. Cruz Atoyac, CDmx
Lunes a Viernes: 9am a 6pm Cerramos el fin de semana


(52) (55) 5688 6336

Busca en el sitio

Cuando se aborda el tema de la condición de los migrantes, de los refugiados, desplazados, prófugos, itinerantes, etc., la expresión «signo de los tiempos» sale de forma natural. En efecto, es así que la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) designa el fenómeno de esta «multitud de apátridas» que, hoy más que nunca, recorre los caminos del mundo, sin hablar de los que mueren o simplemente desaparecen en las aguas del Mediterráneo, en la arena del desierto o en alguna frontera anónima. Sin embargo, es evidente que no se trata de un tema cuyo monopolio pertenece a las instituciones, públicas, privadas o religiosas que sean.
Se trata, más bien, de un reto enorme que involucra a diferentes instancias, a nivel de relaciones internacionales, de relaciones entre los gobiernos, en la sociedad civil, a nivel de las iglesias, de las organizaciones no gubernamentales, entidades y movimientos sociales, etc. Sin embargo, en los párrafos que siguen, se pondrá el acento en la acción social pastoral y política que se lleva a cabo en el amplio ámbito de la movilidad humana, en particular en las actividades ligadas a la Iglesia Católica.  Sin entrar en los detalles, seguiremos el método de ver-juzgar-actuar.Elementos para una Pastoral de Migrantes (4 lenguas: Español, Português, Inglés e Italiano)

 

Descarga los documentos