Blog
Tenayuca 350 Sta. Cruz Atoyac, CDmx
Lunes a Viernes: 9am a 6pm Cerramos el fin de semana


(52) (55) 5688 6336

Busca en el sitio

Cristo, resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra esperanza.
Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo.
Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer brotes de la resurrección.
Es una fuerza imparable.

Verdad que muchas veces parece que Dios no existiera: Vemos injusticias, maldades, indiferencias y crueldades que no ceden.
Pero también es cierto que en medio de la oscuridad siempre comienza a brotar algo nuevo, que tarde o temprano produce un fruto.
En un campo arrasado vuelve a aparecer la vida, tozuda e invencible.

Habrá muchas cosas negras, pero el bien siempre tiende a volver a brotar y difundirse.
Cada día en el mundo renace la belleza, que resucita transformada a través de los tormentos de la historia…
esta es la fuerza de la resurrección y cada evangelizador es un instrumento de este dinamismo.

“La alegría del Evangelio”. Exhortación Apostólica del Papa Francisco n.276.