Blog
Tenayuca 350 Sta. Cruz Atoyac, CDmx
Lunes a Viernes: 9am a 6pm Cerramos el fin de semana
(52) (55) 5688 6336

Busca en el sitio

Las CEB de la región realizan encuentros cuando su proceso lo posibilite con el fin de fortalecer su caminar, compartir experiencias, profundizar su misión, celebrar la vida, fortalecer la solidaridad, señalar retos concretos que orientan y unifican su trabajo a nivel regional.


0000'


Descarga la proclama completa

 

00000


Descarga el documento

 

00000


Descarga el documento del encuentro

 

MENSAJE A LAS CEBs DE AMÉRICA LATINA, CARIBE Y ESTADOS UNIDOS
Y A TODO EL PUEBLO DE DIOS

“LAS CEBs ESPERANZA PARA UN MUNDO NUEVO EN MARCHA”

 

Convocados por este lema y Espíritu, nos hemos reunido representantes de las CEBs de 17 países en el VIII Encuentro Latinoamericano y Caribeño de las CEBs. Fuimos 113 laicos/as, 7 religiosas, 5 diáconos permanentes, 36 sacerdotes y 9 obispos, siendo un total de 170 participantes, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, del 1º al 5 de julio de 2008.

La celebración inicial de nuestro encuentro fue presidida por el Cardenal Julio Terrazas, titular de esta Arquidiócesis, quien nos recibió calurosa y fraternalmente, en nombre de toda la comunidad cruceña.

Con gozo hemos compartido estos días en esta ciudad caracterizada por su “hospitalidad”, donde nos hemos sentido muy bien acogidos.

IV Encuentro Latinoamericano de CEB
Mensaje a las CEBs de Latinoamérica y el Caribe

 

En el marco de este IV Encuentro latinoamericano y del Caribe de las CEBs, dentro del V centenario y próximo a la Conferencia de los Obispos en Santo Domingo, queremos compartir nuestra vivencia con los hermanos y hermanas que están en el mismo proceso de Fe y Vida, intentando transformar, en la perspectiva del reino, las distintas realidades socio-político-económicas, culturales y religiosas de nuestro continente.

Para esa tarea, confiamos en el Dios de la Vida y de la Historia, que en Jesús se ha hecho pobre y liberador y sigue enviándonos su espíritu como luz y fuerza para el camino, y recogemos, con esta tarea, la herencia que nos ha dejado nuestros mártires y profetas.

Como Iglesia que somos, queremos vivir la eclesialidad de un modo adulto y corresponsable, en comunión y con libertad. Iglesia en la base, nos sentimos particularmente llamados a llevar el Evangelio a los hermanos y hermanas distantes y marginados.

III ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE CEBs
09 - 12 de Octubre de 1988, Río Blanco, Veracruz, México
“CEBs, pueblo de Dios que escucha y clama”

 

MENSAJE

A nuestros hermanos de las CEBs de cada uno a los que venimos representando, a nuestros hermanos cristianos que comparten con nosotros el seguimiento de Jesús liberador y a todos aquellos que, aún sin compartir nuestra fe, luchan por un mundo de justicia y paz, les enviamos nuestro saludo fraterno desde este encuentro en el que hemos compartido, celebrado y clarificado el aporte de las CEBs a la evangelización liberadora de América Latina.

Pensamos que la mejor manera de compartir con ustedes la experiencia de estos días es hacerla oración, proclamando nuestra fe común.

Señor Jesús, hoy, desde esta vida nueva de Iglesia que brotó del Vaticano II, a 20 años de Medellín, iluminados por Puebla y en el contexto de la Celebración de los 500 años de la primera Evangelización en nuestro continente, constatamos que tu Espíritu sigue vivo y que actúa en nuestro caminar como pueblo y como iglesia.

Nos hemos reunido de diferentes partes, trayendo con nosotros el dolor, el amor, la esperanza y los esfuerzos de liberación de nuestros pueblos, junto con ellos afirmamos:

  • Creemos que el amor a Dios se concreta en la solidaridad con el pueblo, con el pobre, que esta solidaridad es experiencia de resurrección, como resistencia a la muerte y afirmación y compromiso eficaz con la vida.
  •  
  • Creemos en la comunidad fraterna que brota del seguimiento de Jesús, donde la gratuidad se expresa en la oración, la celebración y la Eucaristía, como impulso vitalizador para realizar el proyecto del Padre.
  •  
  • Creemos que por la organización del pueblo y el esfuerzo para transformar las estructuras injustas, podremos ir logrando un proyecto alternativo popular, en donde los bienes sean compartidos por todos.
  •  
  • Creemos que en medio del proyecto de muerte van surgiendo signos de vida, en el pueblo que se va convirtiendo en sujeto y en especial, en el reconocimiento y valoración de la mujer y del indígena.
  •  
  • Creemos en una Iglesia profética que, conocedora del proyecto de Dios e inserta en la realidad de los hombres, descubre y denuncia lo que se opone a este proyecto, anuncia los signos de vida que existen ya, consuela al pueblo que sufre y lo anima con la esperanza cierta de que la liberación plena es posible.
  •  
  • Creemos en los mártires y en los nuevos santos que por asumir este profetismo dieron su vida y por eso son ahora semilla de vida nueva para nuestros pueblos.
  •  
  • Creemos que Dios habla cuando en comunidad se comparte, se discierne y se pone sobre la Palabra de Dios leída desde la vida; esta Palabra que es luz en nuestro caminar.
  •  
  • Creemos en la comunidad servidora y ministerial, donde cada uno tiene funciones distintas, necesarias todas para nuestro crecimiento como pueblo y como Iglesia.
  •  
  • Creemos que en la religiosidad de nuestros pueblos se refleja la sorprendente riqueza y espontaneidad de Dios.


Por todo esto,

  • Con María, primera evangelizadora de nuestro Continente Latinoamericano
  • Con María, mujer sencilla, mujer del pueblo
  • Con María, mujer del SI y del Magnificat
  • Con María, la primera seguidora de Jesús.


Las Comunidades Eclesiales de Base queremos seguir siendo un aporte a la evangelización liberadora, explicitando al Dios del reino y colaborando en la construcción del Reino de Dios entre los hombres.

 

Río Blanco, Veracruz, México
12 de Octubre de 1988